Archivo de la etiqueta: diagnóstico

Tengo el antígeno HLA-B27

El antígeno leucocitario hla b27 es un marcador de predisposición a ciertas enfermedades reumáticas, como la espondilitis anquilosante y algunas espondiloartritis, pero, también lo es de ciertas enfermedades que no son reumáticas como la uveítis o la psoriasis.
Sigue leyendo

Anticuerpos antinucleares positivos: no siempre hay enfermedad

Los anticuerpos antinucleares positivos (ANAs +) son anticuerpos producidos por el organismo que en lugar de estar dirigidos al bloqueo de bacterias, parásitos, hongos o virus como el resto de los anticuerpos, lo hacen contra nuestros propios tejidos por lo que genéricamente se les denomina autoanticuerpos.

Tengo anticuerpos nucleares positivos ¿y qué?

Están específicamente dirigidos contra distintas sustancias contenidas dentro de los núcleos de las células de ciertos tejidos como la piel, riñón, articulaciones, sistema nervioso o sangre.  Aisladamente, sin la compañía de algún síntoma, los ANAs + NO SON DIAGNÓSTICOS de ninguna enfermedad.

Sin embargo, en compañía de síntomas clínicos o analíticos, su positividad colabora al diagnóstico de ciertas enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico, el  síndrome Sjögren, la esclerodermia, la polimiositis, la enfermedad mixta del tejido conectivo y la artritis reumatoide. Ante la detección de ANAs + es esencial la valoración especializada por un reumatólogo.

Tengo el antígeno HLA-B27…¿y?

El antígeno leucocitario hla b27 es un marcador de predisposición a ciertas enfermedades reumáticas, como la espondilitis anquilosante y algunas espondiloartritispero también lo es de ciertas enfermedades que no son reumáticas, como la uveítis o la psoriasis.

El HLA B27 sin "síntomas guía" tiene escaso valor

El HLA B27 sin “síntomas guía” tiene escaso valor

Un error muy común es pensar que el hla b27 “se puede hacer positivo con el tiempo”. ERROR. El antígeno hla b27 marca nuestras células desde nuestra concepción y se mantiene negativo o positivo toda la vida.

Su importancia en reumatología radica en su fuerte asociación a espondilitis anquilosante y enfermedades afines (espondiloartritis o espondiloartropatías). Es tal su asociación, que éste puede resultar positivo hasta en el 90-95% de los pacientes con espondilitis anquilosante, en contraste con su prevalencia en población sana que tan sólo es positivo en un 8% de los casos.

Cuando el paciente no tiene síntomas y tiene el hla b27 positivo sus posibilidades de padecer algún trastorno reumático se reducen a algo menos de un 10%. Por tanto el hla b27 aisladamente, sin ningún síntoma asociado, NO ES DIAGNÓSTICO de ninguna enfermedad. No obstante, siempre es recomendable una adecuada valoración por un reumatólogo. Éste nos ayudará a descartar síntomas que hayan podido pasar desapercibidos en el momento de la detección o a interpretar la trascendencia de nuevos síntomas que puedan aparecer en un futuro, en especial, ciertos dolores de espalda.

 

Mitos y verdades sobre el factor reumatoide (FR)

El factor reumatoide positivo es un problema clínico muy frecuente. El (los) factores reumatoides son anticuerpos dirigidos contra una pequeña porción de una inmunoglobulina del suero (fracción Fc de la IgG). En sí mismos, no causan u originan ninguna enfermedad. En contra de lo que mucha gente cree, tampoco son diagnósticos.  El factor reumatoide positivo, precisa de la compañía de algún “síntoma guía” para apoyar el diagnóstico de alguna enfermedad reumática.

En ausencia de síntomas el factor reumatoide positivo tiene una importancia relativa

En ausencia de síntomas el factor reumatoide positivo tiene una importancia relativa

Su importancia en medicina radica en que se asocia a una gran variedad de enfermedades que no necesariamente son reumatológicas. De hecho, puede detectarse en ciertas infecciones crónicas (como la tuberculosis) e incluso tumores.  Las enfermedades reumáticas que más frecuentemente cursan con factor reumatoide positivo son la artritis reumatoide, el síndrome de Sjögren, la enfermedad mixta del tejido conectivo, la crioglobulinemia y el lupus eritematoso sistémico.

Ante un factor reumatoide positivo es recomendable acudir a un reumatólogo para una adecuada valoración que necesariamente pasa por descartar síntomas que hayan podido pasar desapercibidos.