Archivo de la etiqueta: espondiloartritis

Artritis psoriasica y terapias biológicas

Uno de los temas que más interés suscita en la WEB es el de las terapias biológicas. Quizás tengas artritis psoriásica y (quién sabe) también estés en tratamiento con alguna de ellas.  Si es así, seguro que esta entrada es de tu máximo interés.

Recientemente he finalizado un informe para la Sociedad Española de Reumatología en donde evaluamos hasta dónde llegan las terapias biológicas en el control de la artritis psoriásica. Más allá del control de los síntomas (donde es bien conocida su eficacia)  ¿son capaces las terapias biológicas de detener la progresión de la artritis psoriásica? En mi criterio, ésta es la pregunta clave ya que, de ser así, la enfermedad estaría completamente detenida con el tratamiento, sin producir destrucción articular y, por tanto, mejorando enormemente el pronóstico del paciente.

Artritis Psoriásica

La artritis psoriásica es una consecuencia más de una enfermedad sistémica crónica, hoy por hoy incurable, que afecta predominantemente a la piel y se llama psoriasis. La artritis psoriásica puede aparecer en el contexto de psoriasis cutánea o ungueal pero puede NO ser así. Cuando NO hay psoriasis y, sin embargo, SÍ hay artritis se genera un dilema diagnóstico difícil, en donde la intuición del reumatólogo es básica. Hay muchas artritis crónicas, que preceden en meses o años a la psoriasis cutánea (o ungueal), y que si no son tratadas progresan hasta producir destrucción articular. De ahí la importancia de un tratamiento precoz que, en estos casos, se fundamentará tan sólo en la “intuición” y “olfato” del reumatólogo ya que todas las pruebas reumáticas serán normales y tampoco habrá psoriasis.

Terapias biológicas

Terapias biológicas en reumatología ¿qué son?

artritis psoriasica y terapias biológicas

Como ya es sabido las terapias biológicas son un conjunto de fármacos en constante expansión que se utilizan eminentemente para el tratamiento de la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante y otros tipos de espondiloartritis, como la artritis psoriásica. Tienen por virtud el bloquear o inactivar selectivamente mediadores inflamatorios que, se sabe, son decisivos en la génesis y perpetuación de la inflamación articular. En el caso de la artritis psoriásica, en España están aprobadas terapias biológicas que inactivan al TNF alfa (ifliximab, etanercept, golimumab y certolizumab pegol), la interleucina 17 (secukinumab) y , conjuntamente, a las interleucinas 12 y 23 (ustekinumab).

Cuando un paciente con artritis psoriásica es tratado con terapias biológicas es esperable que mejore la artritis y también la psoriasis. ¿Pero se llega a frenar la enfermedad articular?. La respuesta es que SÍ. Esto se ha podido demostrar con claridad en el caso de ifliximab, etanercept, golimumab, adalimumab y ustekinumab. Los estudios con certolizumab son algo más confusos, aunque, parece que también. Con secukinumab todavía no hay estudios que evalúen el daño estructural.

En consecuencia, si tienes artritis psoriásica y estás en tratamiento con terapias biológicas quédate tranquilo porque además de quitarte dolor e inflamación están deteniendo la progresión natural de la enfermedad (que no es poco).

Tengo el antígeno HLA-B27

El antígeno leucocitario hla b27 es un marcador de predisposición a ciertas enfermedades reumáticas, como la espondilitis anquilosante y algunas espondiloartritis, pero, también lo es de ciertas enfermedades que no son reumáticas como la uveítis o la psoriasis.
Sigue leyendo

Tengo el antígeno HLA-B27…¿y?

El antígeno leucocitario hla b27 es un marcador de predisposición a ciertas enfermedades reumáticas, como la espondilitis anquilosante y algunas espondiloartritispero también lo es de ciertas enfermedades que no son reumáticas, como la uveítis o la psoriasis.

El HLA B27 sin "síntomas guía" tiene escaso valor

El HLA B27 sin “síntomas guía” tiene escaso valor

Un error muy común es pensar que el hla b27 “se puede hacer positivo con el tiempo”. ERROR. El antígeno hla b27 marca nuestras células desde nuestra concepción y se mantiene negativo o positivo toda la vida.

Su importancia en reumatología radica en su fuerte asociación a espondilitis anquilosante y enfermedades afines (espondiloartritis o espondiloartropatías). Es tal su asociación, que éste puede resultar positivo hasta en el 90-95% de los pacientes con espondilitis anquilosante, en contraste con su prevalencia en población sana que tan sólo es positivo en un 8% de los casos.

Cuando el paciente no tiene síntomas y tiene el hla b27 positivo sus posibilidades de padecer algún trastorno reumático se reducen a algo menos de un 10%. Por tanto el hla b27 aisladamente, sin ningún síntoma asociado, NO ES DIAGNÓSTICO de ninguna enfermedad. No obstante, siempre es recomendable una adecuada valoración por un reumatólogo. Éste nos ayudará a descartar síntomas que hayan podido pasar desapercibidos en el momento de la detección o a interpretar la trascendencia de nuevos síntomas que puedan aparecer en un futuro, en especial, ciertos dolores de espalda.